Valores

Las prioridades de la educación en Colombia, expresan claramente la importancia de diseñar y aplicar políticas públicas articuladas que garanticen una educación para la paz, la convivencia y la ciudadanía, basadas en un enfoque de derechos y deberes, inclusión, diversidad social, económica, cultural, política, religiosa, sexual y de género, respeto por la biodiversidad y el desarrollo sostenible.

Consecuentemente, el Plan Decenal de Educación 2006-2010 resalta la responsabilidad de la educación como un compromiso entre el Estado, las familias, la sociedad civil, los medios de comunicación, el sector productivo, las ONG y las comunidades educativas, con el fin de promover una educación en y para la paz, la convivencia y la ciudadanía democrática. Lo anterior, destaca el concepto de una educación que promueve la formación e interiorización de valores humanos en un entorno democrático, pacifico y globalizado.

En este sentido, el Programa de Administración de Empresas, para contribuir a la descripción, comprensión, generación, difusión y promoción de los alternativas que cristalicen las relaciones de convivencia y condición, indispensables en el surgimiento de la confianza y modelo de valores definidos por la Universidad Francisco de Paula Santander hacia la comunidad universitaria, adelantó un estudio sobre "Direccionamiento de los valores" contemplados en el Código de Ética de la UFPS hacia el perfil del estudiante de Administración de Empresas y a la concepción de la profesión misma, sumado a la propuesta de un nuevo grupo de valores empresariales. Los resultados expresan valores ciudadanos y democráticos de los estudiantes universitarios, básicos para la formación de personas integrales, competitivas, con actitudes y aptitudes para pertenecer a una sociedad, con capacidad para acceder al conocimiento científico y competente en su desempeño personal, social y laboral.

En fin, un sujeto que confía en sí mismo y en los demás, con una responsabilidad social que ubica al estudiante, al profesional de Administración de Empresas y la propuesta de un nuevo grupo de valores empresariales frente a la construcción de una sociedad donde la paz, la solidaridad, el respeto por la diferencia y su derecho sean orientadores de la experiencia del ciudadano contemporáneo.


Valores para el Cumplimiento del deber: Son todos aquellos atributos y cualidades que permiten gestionar de forma transparente, eficiente y eficaz, los compromisos adquiridos con la organización en la cual se desempeña. En esta categoría se agrupan los siguientes valores:

  • Responsabilidad: Es el compromiso de cumplir con las políticas, reglamentos, obligaciones, tareas y metas impuestas por la organización, así como afrontar de forma integral, las consecuencias de sus acciones buscando el mejoramiento continuo.
  • Transparencia en la Gestión: Es la correcta administración de recursos encaminados al cumplimiento de objetivos, sin usar el poder conferido para obtener ventajas ilegítimas, secretas y privadas.
  • Compromiso con la Verdad: Es el deber de mantenerse con rectitud, honradez y buena fe, en todas las acciones realizadas para la organización, buscando siempre la exactitud de los hechos y la rectitud en el accionar de los colaboradores.
  • Puntualidad: Es el esfuerzo y disciplina de estar a tiempo para satisfacer las obligaciones, antes o en el plazo señalado.
  • Aprendizaje: Es la capacidad de adquirir conocimiento, por medio de la experiencia y la actualización constante en nuevos enfoques y procedimientos aplicables al ejercicio de la Administración de Empresas.
  • Productividad: Es la actitud de disposición y entrega para generar ganancias y provecho para la organización o el proyecto encomendado.

Valores de Virtud: Son las cualidades máximas presentes de forma constante y permanente, que forjan el desarrollo integral del ser humano, y que permiten una toma de decisiones racionales y correctas en búsqueda de la consecución de logros personales a la par de un desarrollo y bienestar común. En esta categoría se agrupan los siguientes valores:

  • Sentido de Pertenencia: Es el grado de identificación personal, aprecio y fuerza cohesiva hacia el entorno en el que se desarrolla el ser humano, que lo impulsa a fomentar normas y hábitos para su preservación y bienestar.
  • Honestidad: Es la cualidad que consiste en actuar y comportarse con coherencia respecto a lo que se piensa y siente, con fundamentos de sinceridad y justicia.
  • Equidad: Es el impulso o sentido del deber nacido de la conciencia, que busca el bienestar general por medio de soluciones justas y diferenciadas para cada uno de los integrantes de la sociedad, organización o comunidad.
  • Justicia: Inclinación a actuar conforme los derechos y deberes, ofreciendo a cada quien lo que le corresponde y procurando el desarrollo y bienestar de todos los colaboradores de la organización.
  • Servicio: Disposición incondicional para ayudar, contribuir y ser útil a los colaboradores, la organización y la sociedad.
  • Prudencia: Es la cualidad de discernir en cada circunstancia cual es el verdadero bien, actuando de forma justa y adecuada, respetando los sentimientos, la vida y las libertades de los demás.
  • Objetividad: Es el abandono de las propias creencias, ideas y sentimientos, para poder alcanzar un estado de imparcialidad que permita tomar decisiones y emitir juicios basados en la realidad de los hechos.

Valores para la Convivencia: Son las cualidades que permiten el desarrollo de relaciones interpersonales positivas, basadas en la aceptación de la diferencia, la interdependencia y el mutuo respeto, para lograr una cohesión social en la organización y/o equipo de trabajo. En esta categoría se agrupan los siguientes valores:

  • Respeto: Es la consideración y el reconocimiento hacia los colaboradores, empleados y negociadores, como personas únicas, así como la valoración de sus ideas, necesidades e intereses.
  • Trabajo en Equipo: Es el esfuerzo y cooperación de enfocar las habilidades y recursos personales para alcanzar un logro común, con los integrantes cohesionados de un grupo.
  • Calidad Humana: Es el reconocimiento personal de quiénes somos, de la importancia de nuestro talento y del mejoramiento continuo, para hacer bien las cosas, hacerlas cada vez mejor, cooperar con los demás, competir con uno mismo y procurar el bienestar y la felicidad personal y del entorno.
  • Lealtad: Es la obligación de fidelidad y compromiso que le debe el administrador de empresas a sus colaboradores, a la organización en la que participa y con las organizaciones que negocia.
  • Empatía: Es la habilidad de entender los sentimientos, necesidades y motivaciones de los colaboradores, respondiendo adecuadamente a sus reacciones emocionales y logrando relaciones interpersonales comprensivas y cercanas.
  • Compañerismo: Es la concordia y buena correspondencia que debe manejar el Administrador de empresas, con todos sus colaboradores.
  • Autodominio: Es el dominio que debe ejercer el Administrador de Empresas, sobre sus reacciones, sentimientos e impulsos, por medio de la voluntad interior, para evitar consecuencias negativas.

Valores Empresariales: Son aquellos característicos de la gestión empresarial que comprometen al Administrador de Empresas al logro de objetivos organizacionales, por medio del talento humano motivado y satisfecho, y la aplicación de estrategias de calidad, procurando el menor impacto posible al medio ambiente y la retribución a la sociedad y el entorno por el buen desarrollo de la organización. Los valores identificados se relacionan directamente con actividades y funciones específicas del Administrador de Empresas y con el proceso administrativo y gerencial. En esta categoría se agrupan los siguientes valores:

  • Responsabilidad Social Empresarial: Es el reconocimiento personal que hace el Administrador de Empresas como parte activa en el desarrollo de la sociedad en la cual participa la organización, comprometiéndose a que todas las acciones empresariales, basadas en la ética, la legalidad y la justicia, generen repercusiones positivas, en lo social, económico y humano, dentro de la comunidad.
  • Responsabilidad por el Medio Ambiente: Es el compromiso del Administrador de Empresas, por implementar estrategias que minimicen el impacto ambiental causado por las actividades de la empresa, que reparen el daño causado y/o realicen la reposición del gasto ecológico.
  • Compromiso por la Calidad: Es el propósito por parte del Administrador de Empresas en aplicar sus habilidades y los procesos gerenciales para asegurar la entrega de productos o prestación de servicios con los requisitos necesarios para satisfacer las expectativas de los clientes.
  • Consideración con el Talento Humano: Es el grado de atención que ejerce el Administrador de Empresas por el personal de la organización, considerándolo como la parte más importante y "diferenciadora" entre las organizaciones, motivándolo a trabajar hacia el cumplimiento de logros organizacionales y a su vez patrocinando el desarrollo de sus logros personales.